PAMIR GUANCBHEZ, LA ESENCIA DEL GUANGUACO